NUEVE ESTRATEGIAS PARA QUE LOS BOGOTANOS LEAN MÁS

 El viernes, Bogotá será dotada de una política de fomento de la lectura a 10 años, que estará sustentada en nueve estrategias maestras y donde por primera vez, la acción pública y la privada se fusionarán formalmente para apoyar iniciativas que ayuden a que los bogotanos lean más.

El plan está consagrado en el decreto 133 de 2006, ya firmado por el alcalde Mayor, Luis Eduardo Garzón, y es producto del acuerdo 106 de 2003, con el cual el Concejo de la ciudad dio vida al Consejo Distrital de Fomento de la Lectura y le encargó asesorar a la administración distrital en la delineación de un Plan Distrital de Fomento de la Lectura. Plan que ya está en construcción a partir de estas nueve estrategias.

Como “prioridad 1” se ha establecido la necesidad de un plan de atención integral contra el analfabetismo, porque como explica Pineda, “este problema ha aumentado considerablemente como consecuencia del alto número de desplazados que llegan a la ciudad”.

La prioridad 5 es una de las más interesantes, pues busca estimular experiencias de lectura y escritura en espacios no convencionales, como parques, hospitales, cárceles, etc.
Un ejemplo de este trabajo es el programa ‘Travesías de Pombo por Bogotá, mediane el cual la Fundación Rafael Pombo -que el año pasado llevó 83 mil niños de estratos 1, 2 y 3 a la Feria del Libro- traslada su pedagogía educativa a sectores marginados de la ciudad.
Allí trabaja con los agentes educadores o docentes, en talleres de expresión creativa alrededor de temas literarios.

Leer en familiaLa iniciativa número 6 se concentra en los programas dirigidos a la familia, como el que Fundalectura puso en marcha hace tres años: ‘Leer en familia’, una experiencia traída de Inglaterra y Francia y que incentiva a los padres para que les lean a sus hijos desde que nacen.
La iniciativa 2 se concentra en las escuelas, y Pineda explica que es un punto decisivo, pues “si logramos sembrar la cultura de la lectura y la escritura entre los niños y los jóvenes, estaremos haciendo más del 50 por ciento del trabajo”.

Y en este punto ya están en curso programas muy interesantes, recuerda Ricardo Puentes, dinamizador de lectura y escritura de la Secretaría de Educación. Por ejemplo, ‘Libro al viento’ ha llevado a las escuelas bogotanas casi 1,5 millones de libros totalmente gratis.

“En dos años el Distrito ya se ha editado 25 títulos -cuenta Puentes- y cada colegio recibe en promedio 160 ejemplares de cada título, textos con los que los profesores pueden hacer diferentes ejercicios en los cuales cada niño tiene su libro. Y esto antes no ocurría. Es un gran paso”.

Puentes también resalta que “más de 1.200 maestros se han involucrado en programas para conformar grupos de lectura en voz alta dentro de las escuelas, pero también fuera de ellas, en las comunidades donde están inscritos esos centros educativos”.

Varios escritores se han sumado a estas campañas de lectura en voz alta en los colegios distritales: Fernando Soto Aparicio y Mario Mendoza son algunos de ellos.
La prioridad 3 está consagrada a “fomentar la creación, fortalecimiento y desarrollo de las bibliotecas públicas de la ciudad”, como espacios de acceso libre y democrático a la cultura, y como “espacios privilegiados” para fomentar la lectura y la escritura.

La número 4 apuesta por “crear, fortalecer y cualificar programas de formación” para que “docentes, bibliotecarios y otros actores” se conviertan en mediadores de lectura y escritura”. Y aunque la responsabilidad principal de estas dos últimas prioridades recae básicamente en la Secretaría de Educación, el plan recomienda buscar apoyarse en Ong’s y recursos internacionales.

Llamado al sector privadoPero no todo es responsabilidad estatal. Las iniciativas 8 y 9 convocan a las editoriales, a los medios de comunicación y al sector privado en general a comprometerse no solo en la producción de materiales de lectura de excelente calidad, sino también, a participar en proyectos que permitan acercarse a los libros a ese gran porcentaje de la población de la ciudad que hoy no tiene acceso a ellos.

4 megabibliotecas tiene la ciudad: Virgilio Barco, Tunal, Tintal y Luis Ángel Arango. Además, 80 bibliotecas de barrio, seis locales de la Secretaría de Educación y cinco de Colsubsidio.


11,9 millones de libros, de los 23,8 millones editados en el 2003 se quedaron en la ciudad. En Bogotá hay registradas 294 casas editoriales entre nacionales y extranjeras, 619 librerías.


5.000 libros se mueven en los 200 clubes de lectura de la ciudad. Además, hay 37 Paraderos Paralibros Paraparques, con 11.000 libros, y 62.000 textos en otros programas de lectura.


La Feria Internacional del Libro de Bogotá, en su edición número 20, se realizará desde el 19 de abril hasta el primero de mayo del 2007.

Más información: http://www.mineducacion.gov.co/cvn/1665/fo-article-107158.pdf

Fuente: Publicación EL Tiempo. Página 1-2 Sección Primer plano. 02 de Septimbre de 2006.

Foto:Bajo licencia Creative Comoons

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s